BUSCADOR RECOMIENDA ENCUESTAS CONTACTO
 

Suplementos culturismo / Dietas -> Vitaminas: relación de vitaminas

Las Vitaminas


La palabra vitamina fue inventada por Funk, deriva del latín vita (vida) y del término químico amina (composición orgánica). Se dividen en dos grandes grupos: Liposolubles e Hidrosolubles; entre las primeras se encuentran la vitamina A, D, E, K y F; y entre las segundas están la vitamina C, la H, B1, B2, B3, B5, B6 y B12.

Las vitaminas se encuentran de manera natural en las plantas y animales, son esenciales para el funcionamiento normal del cuerpo pues contribuyen en el metabolismo celular y evitan que enfermemos. Salvo algunas excepciones, el cuerpo humano no puede producirlas o sintetizarlas, por lo tanto, son necesarias algunas fuentes externas para conseguirlas. Las vitaminas tomadas en la cantidad que el cuerpo las necesita no engordan, pero si se toman en exceso pueden provocar diferentes efectos secundarios adversos.

 

Clases de vitaminas

 

Las vitaminas A, D, E, K y F se denominan liposolubles porque se disuelven en grasas y aceites. Se almacenan en el hígado y tejidos adiposos, por lo que es posible, tras un aprovisionamiento suficiente, subsistir un tiempo sin ellas. Si se consumen en exceso (más de 10 veces las cantidades recomendadas), pueden resultar tóxicas.

Vitamina A - (retinol): solamente se encuentra como tal en los alimentos de origen animal, aunque en los vegetales se encuentra como provitamina A, en forma de carotenos. Los distintos carotenos se transforman en el cuerpo humano y se almacenan en el hígado y en el tejido graso de la piel, por lo que es posible subsistir largos periodos sin su aporte. Su labor principal es la protección de la piel y de la vista. También participa en la elaboración de enzimas en el hígado y de hormonas sexuales y suprarrenales. El consumo de alimentos ricos en vitamina A es recomendable en personas propensas a padecer infecciones respiratorias, problemas oculares o con la piel seca y escamosa. Los alimentos ricos en esta vitamina son: vísceras de animales, zanahorias, espinacas cocidas, perejil, mantequilla y boniatos. La cantidad diaria recomendada está entre 800 y 1000 microgramos. Los productos de casquería contienen 5.800 microgramos de retinol por cada 100 gramos, por lo que es conveniente no abusar de estos alimentos.

Vitamina D - (calciferol): es esencial para favorecer la absorción del calcio y el fósforo. Como se forma en la piel por la acción de los rayos ultravioleta, si se toma el sol de vez en cuando, no será necesario buscar un aporte extra en la dieta. Los alimentos que contienen más vitamina D son las sardinas, los boquerones, el atún, el bonito, los quesos grasos, la margarina, los champiñones y los huevos. La cantidad diaria recomendada al día está entre los 5 y 10 microgramos.

Vitamina E - (tocoferol): aunque siempre han existido dudas acerca de las funciones de esta vitamina, parece ser importante en la reproducción de algunos animales y previene el aborto espontáneo. También es antioxidante, es decir, evita que se oxiden las membranas celulares, permitiendo una buena nutrición y la regeneración de los tejidos. Su déficit puede ocasionar anemia, destrucción de los glóbulos rojos de la sangre, degeneración muscular y desórdenes en la reproducción. Un exceso de vitamina E puede dar lugar a trastornos metabólicos. En la cocción se destruyen parte de los aportes de tocoferol de los alimentos. También hay que evitar tomarla a la vez que los suplementos de hierro, porque ambos interactúan y se destruyen. El aceite de girasol, de maíz, de soja o de oliva, el germen de trigo y de maíz, los frutos secos, el coco y la margarina son los alimentos que mayores cantidades de vitamina E suministran.

Vitamina K - (antihemorrágica): su principal función es favorecer la coagulación de la sangre. Se encuentra en las hojas de los vegetales verdes y en el hígado del bacalao, pero normalmente se sintetiza en las bacterias de la flora intestinal. Es muy difícil que los adultos no puedan proveerse de esta vitamina, pero puede darse carencia en tratamientos prolongados con antibióticos.

Vitamina F - (ácidos grasos esenciales): no se trata de una verdadera vitamina, sino que se utiliza esta denominación para englobar a los ácidos grasos insaturados y que tienen en común que deben ser aportados en la dieta porque el organismo no puede sintetizarlos. No actúan como sustancias activas que reaccionan con otros compuestos como el resto de las vitaminas, sino que pasan a formar parte de las membranas celulares como elementos estructurales. También participan en el transporte de oxígeno por la sangre, regulan la coagulación, y dispersan el colesterol depositado en las venas, además de nutrir todas las células de la piel. Se dividen en dos grupos o series: la serie omega 3 y la omega 6. La primera está presente en los aceites vegetales vírgenes (aunque se destruyen con el calor), las semillas de girasol, los frutos secos y los aguacates. La serie omega 6 se encuentra en los pescados grasos.

El otro grupo de vitaminas son las hidrosolubles, llamadas así porque se disuelven en el agua y, por lo tanto, pueden pasar al agua del lavado o de la cocción de los alimentos. A diferencia de las vitaminas liposolubles, no se almacenan en el organismo, por eso, es indispensable una aportación regular de esta vitamina.

Vitamina C - (ácido ascórbico): se encuentra casi exclusivamente en los vegetales frescos (sobre todo el kiwi y los cítricos). La vitamina C es antioxidante y participa en la asimilación de ciertos aminoácidos, del ácido fólico y del hierro. La vitamina C, además, contrarresta las intoxicaciones del hígado y los efectos nocivos de los nitratos (pesticidas) en el estómago. La carencia de esta vitamina produce cansancio, irritabilidad y dolor en las articulaciones. Las necesidades de ácido ascórbico son mayores en las embarazadas, fumadores y en personas estresadas o con ansiedad. Es muy sensible a la luz, a la temperatura y al oxígeno del aire. Un zumo de naranja natural pierde su contenido de vitamina C a los 15 o 20 minutos de haberlo preparado, y también se pierde en las verduras cuando son cocinadas. Por ser una vitamina soluble en agua apenas se acumula en el organismo, por lo que es importante un aporte diario.

Vitamina H- (biotina): interviene en la formación de la glucosa a partir de los carbohidratos y de las grasas. Está presente en muchos alimentos, especialmente en los frutos secos, frutas, leche, hígado y en la levadura de cerveza. También se produce en la flora intestinal. Es muy poco probable la carencia de esta vitamina en la dieta.

Vitamina B1 - (tiamina): la principal fuente de vitamina B1 y del resto del grupo B deberían ser los cereales y granos integrales, pero el uso generalizado de la harina blanca y cereales refinados ha dado lugar a que exista cierto déficit entre la población de los países desarrollados. La carencia se manifiesta en forma de trastornos cardiovasculares (brazos y piernas dormidos, sensación de opresión en el pecho), alteraciones neurológicas o sensación de cansancio, pérdida de concentración, irritabilidad o depresión. El tabaco y el alcohol reducen la capacidad de asimilación de esta vitamina, por lo que las personas que beben, fuman o consumen mucho azúcar necesitan consumir productos ricos en vitamina B1.

Vitamina B2 - (riboflavina): participa en los procesos de respiración celular, desarrollo del embrión y mantenimiento de la envoltura de los nervios. También ayuda al crecimiento y la reproducción, y mejora el estado de la piel, las uñas y el cabello. Está presente en las carnes, pescados y alimentos ricos en proteínas como los frutos secos, las lentejas, el queso, los champiñones o el coco. Su carencia se puede observar en lesiones de la piel, las mucosas y los ojos. Suelen ser deficitarios los bebedores o fumadores, y las personas que siguen una dieta vegetariana estricta (sin huevos ni leche) y no toman suplementos de levadura de cerveza o germen de trigo.

Vitamina B3 - (niacina): permite metabolizar los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas. Es poco frecuente encontrarnos con estados carenciales, sin embargo, en los países subdesarrollados, donde el maíz o el sorgo son la base de la alimentación, puede aparecer la pelagra, una enfermedad caracterizada por dermatitis, diarrea y demencia. Los preparados a base de niacina no suelen tolerarse bien, ya que producen enrojecimiento y picores en la piel. Los alimentos ricos en vitamina B3 (niacina) son la levadura de cerveza, el salvado de trigo, el hígado de ternera, el germen de trigo, los frutos secos, la harina y pan de trigo integrales, el arroz integral y las setas.

Vitamina B5 - (ácido pantoténico): facilita el metabolismo celular como coenzima en la liberación de energía a partir de las grasas, proteínas y carbohidratos. Se encuentra en una gran cantidad y variedad de alimentos, aunque los más ricos en este ácido son las vísceras, la levadura de cerveza, la yema de huevo y los cereales integrales. Su carencia provoca despistes, apatía, alergias y casancio.

Vitamina B6 - (piridoxina): resulta esencial en la metabolización de las proteínas y está presente en casi todos los alimentos, por lo que es muy raro que existan carencias. A veces se indica para la regeneración del tejido nervioso, en los tratamientos con radioterapia y contra el mareo en los viajes.

Vitamina B12 - (cobalamina): es fundamental en la formación de los glóbulos rojos y para el crecimiento corporal y regeneración de los tejidos. Su déficit da lugar a la anemia (palidez, cansancio, etc.), pero a diferencia de otras vitaminas hidrosolubles se acumula en el hígado, por lo que hay que estar periodos muy largos sin ella para que se produzcan insuficiencias. Los alimentos de origen animal son los que más cobalamina tienen. También la flora bacteriana del intestino grueso puede producirla en cantidades suficientes.

Carencias e Hipervitaminosis


Una dieta equilibrada suele ser suficiente para obtener las vitaminas necesarias. No se debe abusar de los complejos vitamínicos y menos incluso sin vigilancia médica, ya que pueden provocar hipervitaminosis. Si una persona tiene carencia de vitaminas suele reflejarse en forma de decaimiento, anorexia, tristeza, lloro fácil, cambios de humor, pero siempre es mejor cerciorarse con un análisis de sangre. Existen situaciones de riesgo en las que las carencias de vitaminas pueden ser peligrosas. Por eso, durante el embarazo, los expertos recomiendan tomar ácido fólico para prevenir las anomalías del tubo neural, así como hierro y calcio (minerales) para combatir la anemia gestacional. En el caso de los niños y adolescentes, necesitan más calcio y vitamina D para los huesos. También las personas mayores suelen necesitar suplementos vitamínicos.

Por otro lado, la ingestión excesiva de vitaminas puede producir hipervitaminosis, sobre todo en los niños; suele ser frecuente que los médicos alerten sobre la costumbre de algunas madres de dar a sus hijos vitamina C y A por su cuenta y sin control. Una de las peores consecuencias de administrar demasiadas vitaminas es la hipervitaminosis D, una patología que se manifiesta en una progresiva pérdida del apetito, con apatía, trastornos digestivos, náuseas, vómitos frecuentes y estreñimiento.

"Los científicos están comenzando a reflexionar sobre qué es lo que realmente sabemos sobre el tema y sobre qué es lo que necesitamos ingerir", apunta Ruth Kava, directora de Nutrición en el Consejo Norteamericano sobre Ciencia y Salud. Con la vitamina A, en especial, resulta fácil caer en una zona peligrosa, dice Joan McGowan, jefa de la rama de enfermedades musculares y del esqueleto en el Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades de la Piel, los Músculos y el Esqueleto. "Si uno consume cereales, leche suplementada y también toma algún complejo multivitamínico, puede llegar a recibir más de lo que necesita". Son varios los estudios recientes que indican que las personas con elevados niveles de vitamina A en su torrente sanguíneo corren un riesgo mayor de sufrir de osteoporosis, interferencia en el crecimiento, trastornos como alteraciones óseas, detenimiento de la menstruación y además, puede perjudicar los glóbulos rojos de la sangre. El consumo de vitaminas y suplementos alimentarios excesivos puede hacer que lleguemos a un nivel potencialmente peligroso. Los suplementos que contienen vitamina E pueden aumentar también el riesgo de sufrir ataques cardíacos y derrames cerebrales.

 

Fuente: www.platodeldia.com

Vitaminas: relación de vitaminas


Acido lipoico Actuación sodio potasio Adelgazar. Bajar de peso. Aeróbico o pesas Alimentos orgánicos: beneficios
Alimentos para ganar músculo o volumen Anabólicos Esteroides: Efectos Secundarios Aumentar la ingesta de carbohidratos frente al entrenamiento intenso Aumentar peso
Balance Hídrico en el Culturismo Batidos de proteínas.Esenciales en culturismo Bebidas para entrenar Bioenergética: introducción
Cafeína Cafeína y ejercicio Calorías Carbohidratos y fluidos durante el entrenamiento
Carne en dieta culturista Carnitina Ciclos de esteroides anabolicos.Culturismo Conceptos fundamentales sobre la Creatina
Consejos de un entrenador de culturismo.Nutricion Consejos dietéticos Construir tejido muscular limpio.Culturismo Cortisol
Crea y diseña tu dieta en culturismo o fitness Creatina - ATP Creatina en el culturismo -2 Creatina y juventud
creatina-en-el-culturismo--1---monohidrato-de-creatina- Creatina: efectos de la suplementación Creatina: locos por la creatina. Crecer sin esteroides. Culturismo natural
Crecimiento muscular: dieta y suplementos Dieta Body Opus (Dan Duchaine) Dieta culturista Dieta culturista: crea tu propia dieta
Dieta para crecer. Dieta culturista Dieta y entrenamiento Dietas: trucos para mejorar tu alimentación EFA: el nutriente olvidado
El medicamento desarroll en el culturismo Esteroides anabolizantes y testosterona Esteroides. Hormonas Esteroides. Parte 1
Esteroides. Parte 2 Esteroides. Parte 3 Esteroides. Parte 4 Fibra y deporte
Frutas y verduras contra el cáncer Garcinia Cambogia Ginkgo Biloba: antienvejecimiento Glucógeno Post-Ejercicio:Carbohidratos
Glucosamina Grasa corporal, dieta y ejercicio grasa-fuera Grasas o lípidos : clases
Hierro y deporte Hormona del Crecimiento. HG Ingesta de proteínas. Suplementación. L-carnitina: estudio completo
L-glutamina la-dieta-metabolica Lista de sustancias y métodos prohibidos en el deporte Lo último en nutrición
Los mejores suplementos en culturismo Los seis grandes suplementos Macronutrientes y micronutrientes Monohidrato de creatina
Nutricion culturista.Culturismo avanzado Nutrición deportiva Nutrición deportiva: conceptos avanzados Nutrición deportiva: dudas
Nutrición deportiva: rendir más Nutricion natural para culturismo Nutrición para culturistas avanzados Nutrición para después de entrenar (bebida recuperativa)
Nutricion para musculacion Nutriente necesario: el agua Obesidad Perder grasa (culturistas)
Planes nutricionales.Nutrición deportiva Plantas utilizadas en culturismo Proteínas Proteínas para deportistas: cuál elegir
Qué come un culturista profesional Quemadores de grasa. (Fat burner) Quemar calorias Recetas culturistas
Sistema de alimentación Suero de leche, Glutamina y Creatina Suero de proteínas Suplemento ideal. Cómo elegirlo
Suplementos culturismo: volumen muscular. Suplementos reconstituyentes Synthol en fisicoculturismo Teoría sobre estructuración de ciclos
trofalgon-a-examen--es-anabolizante- Vencer el estancamiento en culturismo Vitamina E Vitaminas: relación de vitaminas
voluminizacion-celular-culturismo Whey Protein ¿ Qué es la creatina ? ¿Quieres más volumen?


 
 
© Fisioculturismo.es - Web de culturismo con ejercicios, entrenamientos, rutinas y dietas.